viernes, 11 de diciembre de 2015

LA MEJOR RECETA AFRODISÍACA

“El mejor afrodisíaco no son los mariscos sino el amor”, reza una conocida canción de Ricardo Arjona. Nada más cierto.
Sin embargo, desde tiempos remotos, el hombre ha buscado y sigue buscando encontrar la pócima mágica que le permita aumentar el deseo sexual y mejorar el goce erótico, en algunos casos a través de productos químicos, en otros con alimentos denominados afrodisíacos, a los que se les atribuyen estas bondades. También se habla de bebidas y fragancias, recomendaciones que en su mayoría no tienen sustento científico, sólo experimental, y en otros obedecen a tradiciones ancestrales, creencias populares. Muchos aseguran que su consumo les da resultado, pero esto parece estar más ligado a un aspecto mental que físico. 
Cuando las parejas hablan de pérdida de la pasión o del deseo sexual, procuran la solución tomando pastillas milagrosas, bebiendo pócimas, pero el tema no es tan fácil.
El deseo y el amor resultan en la práctica el más eficiente afrodisíaco. “Es difícil irnos a la cama y obtener placer si no tenemos deseo de estar con esa persona. En consecuencia podemos afirmar que no hay mejor afrodisíaco que el deseo y el amor”.

Fuente: La República.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

© FIEL A LA COCINA, sitio web creado por Daniel Balaguer